Conociendo las técnicas de sombrado: el circulismo

548 Views

El «circulismo», inventado en el año 1992 por Maggie Toole, es una técnica de dibujo que utilizan muchos artistas para lograr una textura de piel realista en un dibujo. La idea detrás de esta técnica es que cuando se sombrea no se dibujan líneas en absoluto; más bien, se utilizan círculos variados, interminables, superpuestos y entrelazados, creando capas transparentes.

Si se usa de la manera correcta, la mirada distante del espectador fusiona estas capas y círculos en tonos y texturas realistas de piel humana. Pero también puedes usar la técnica del circulismo para dibujar telas difusas, telas algodonosas suaves y más.

Sin usar líneas

Ten presente que los círculos que dibujes no tienen que ser perfectos para lograr este efecto. En la siguiente ilustración puedes ver cómo colocar los círculos, casi parece un garabato.

Como sugiere su nombre, el circulismo consiste básicamente en dibujar círculos muy pequeños superpuestos y entrelazados. Cuantos más círculos dibujes, más suave se volverá la textura. El siguiente es un ejemplo de lo bien que esta técnica te permite mezclar gradualmente de tonos claros a tonos oscuros sin usar líneas duras.

Acepta la imperfección con el circulismo

Esta técnica requiere que inviertas tiempo, pero los resultados son asombrosos. Una vez que estés satisfecho con cada capa de círculos que has colocado, mezcla usando el mismo método circular, como puedes ver en este ejemplo.

Muchos artistas suelen cometer el error de tratar de lograr un sombreado perfecto para la piel cuando en realidad la piel tiene defectos. El circulismo adquiere las mismas características variadas e imperfectas de la piel humana y esta es la razón por la que es una de las técnicas más utilizadas para el dibujo de la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *